Ya vienen de camino los Reyes Magos y aunque dicen que la Navidad ablanda corazones, que es tiempo de paz y cordialidad, en algunas comunidades de vecinos puede suponer un despropósito entre los propietarios. Para que esta noche de reyes la paséis tranquilos, desde el portal, queremos repasar algunos temas conflictivos.

Los puntos más inflexivos entre los propietarios y que más problemas desencadenan, normalmente, se resumen en la decoración de las zonas comunes y las fiestas, sobre las que ya os hemos hablado anteriormente. Para mantener unas navidades tranquilas con todos los propietarios hay que evitar los conflictos y saber cuál es la actuación correcta para minimizar los efectos negativos que puedan turbar el clima de la comunidad.

Aunque la decoración navideña parece indiscutible que le pueda gustar a todo el mundo, lo cierto es que no es así a la hora de ajustar cuentas y pagar los adornos navideños. No todos los propietarios quieren colaborar económicamente porque no están dispuestos a pagar un ‘extra’. Es la situación más manida que se vive en las juntas de vecinos en esta época del año pero tiene fácil solución. Lo mejor es incluir el tema en el orden del día de una Junta de Propietarios y aprobarlo por un acuerdo simple.

Lo mismo que el tema de obsequiar al portero de la comunidad con una cesta de navidad. Son muchos los propietarios que se oponen y otros muchos que quieren hacerlo. Frente a esta disyuntiva, hay que consultar lo que dicta la Ley de Propiedad Horizontal, que señala que todas estas acciones están avaladas, siempre y cuando no sean desproporcionadas o extravagantes.

Celebraciones en casa

Es otro de los grandes focos de conflictividad que conlleva esta época, porque son días familiares de reunirse en casa y celebrar veladas que se prolongan hasta tarde. Aunque para algunos vecinos puede resultar algo normal y ser más permisivos que de costumbre existen unos límites marcados por el sentido común. No es lo mismo celebrar una cena familiar o entre pocos amigos que realizar una macro fiesta hasta la madrugada.

Sin embargo, los detractores apuntan a que lo mejor en estas fechas es hacer la vista gorda y disfrutar. Como dirían coloquialmente, “si no puedes al enemigo únete a él”. Si optas por esta opción lo mejor es que invites a los vecinos, así al menos estarán contentos y no recibirás más quejas. Con todos estos consejos, esperamos que paséis una…

¡Feliz noche de reyes!